martes, 11 de abril de 2017

SI TOCAN A UNA RESPONDEMOS TODAS

Ayer las vecinas de Lavapiès tomamos la calle bajo el grito si toca a  una respondemos todas porque no toleramos más agresiones machistas en el barrio, porque nos quieren sumisas pero somos combativas, porque ninguna mujer en nuestro barrio va a estar sola frente a la violencia  machista  . 

NO TOLERAMOS NI UNA AGRESION MACHISTA MAS EN LAVAPIES


martes, 28 de marzo de 2017

SOBREVIVIR NO ES UN DELITO



HOY EN MADRID  

MÁS DE 300 MANTEROS  Y LATEROS,

A LAS PUERTAS DEL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

 EXIGIENDO DESPENALIZACIÒN  DE LA MANTA YA.

Y CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA POBREZA.

CONTRA LAS AGRESIONES Y EL ACOSO POLICIAL  

domingo, 5 de marzo de 2017

martes, 28 de febrero de 2017

NOSOTRAS TAMBIÈN PARAMOS

  video
LAS MUJERES DE LA RED INTERLAVAPIES, CON LAS COMPAS DE TERRITORIO DOMÉSTICO, NOS SUMAMOS AL PARO MUNDIAL DE MUJERES.
   
 PARAMOS PORQUE

EL CUERPO DE LAS MUJERES NO PUEDE SER OBJETO DE DOMINACION,   EXPLOTACIÒN NI PEAJE EN NINGUNA FRONTERA

lunes, 6 de febrero de 2017

No sumamos a la Marcha por la Dignidad en Ceuta hoy en Madrid

Concentraciòn de apoyo a las familias y contra la impunidad de estas muertes hoy, a las 19,30 
frente al Ministero de Asuntos Exteriores, en Plaza de  la Provincia  1 video

JUSTICIA PARA TARAJAL



Recordamos, el 6 de febrero, la muerte de 14 personas y la desaparición de una más en la playa del Tarajal cuando intentaban cruzar la frontera. La diferencia con otras tantas muertes en la frontera es que, en esa ocasión, mientras estas personas se ahogaban, Guardias Civiles desde la costa, a escasos metros, disparaban bolas de goma y botes de gases lacrimógenos para que estas personas no llegaran a pisar la playa. Bien podrían haberles auxiliado, pero esa madrugada, se dio la orden de disparar. Ponían en riesgo nuestra seguridad.

Ojalá esas muertes en la frontera nos hubieran hecho pensar en que cuando una frontera causa la muerte de un sólo ser humano algo falla en nuestro mundo, aunque solo sea, la negación del artículo primero de la Declaración de los Derechos Humanos. Pero todos sabemos que no fue así. A esas muertes les han seguido miles de muertes, a esa desaparición miles de desapariciones. Las familias rotas esa madrugada por la frontera no son, ni por asomo, las últimas familias rotas por la única razón de querer proteger una forma de entender el mundo. Un mundo que para existir necesita excluir de él a la gran mayoría de los seres humanos, convirtiéndoles en invisibles, descartables, inviables… cualquier palabra que no trasluzca que esas personas son como tú, como yo.

Y cuando se acercan tanto a nuestra frontera como aquella madrugada, optamos por disparar botes de humo lacrimógeno, no fuera a ser que llegáramos a ver su rostro. Y hablamos de avalancha, invasión, asalto. Cuanto más bélica sea la palabra mejor, no vaya a ser que nos demos cuenta de que las personas que cruzan la frontera lo hacen armados de garfios para escalar o de palos para remar.